lunes, marzo 07, 2011

SEMANA - FIN DE SEMANA – MUJER ARAÑA



Niñas todas, les agradezco la buena onda que me han brindado en mi post anterior, las palabras de aliento y la preocupación de todas. Es muy lindo y reconfortante darse cuenta que hay personas como ustedes de buena ondi. Muchas gracias!!!

Que puedo decir, mi semana recién pasada fue un fiasco de mala, mi dieta no fue dieta, el washon (hombre guapo a mi juicio) que me gusta no estaba, que me lo encuentro el lunes a primera hora pa alegrarme la mañana y que se veía enfermo de guapito recién venido de donde sea que haya venido y después el resto de la semana “sasparecio” y yo ahí, espéralo y espéralo too el rato y na… hasta que cache que probablemente andaba de vacaciones. Un motivo menos pa ser feliz en mi prisión laboral.

Que pasa otro día y que me muerde una araña y yo con cara de horror veía como mi dedo se inflamaba a la velocidad del rayo, que al “paranada” (paramédico) que nos miro a mi y a mi compañerita Eli con cara de “shii aers cauritas paremo el escándalo” ¡¡HO – RRI – BLE!! Si yo lo único que quería era que un dostor buena onda me apapachara y me dijera que me salvaría la vida de la mortal mordedura. Un compañero gentilmente se ofreció a llevarme al servicio de urgencia más cercano y a esperar hasta que me atendieron y ahí estaba mi dostor buena onda que me apapacho y me dijo que no moriría y yo me alegre y sale con la tontera “señorita enfermera póngale una inyección” estaba tan lindo y simpático que no me quedo otra que darle mi mejor sonrisa y dejar que la enfermera me pinchara mi potito. Cuando llegue a la oficina mi compañerita me dijo que había “alguien” importante muy preocupado por mi y me puse full feliz y emocionada.

Por la tarde llegue a mi casa en calidad de bulto, llegue al borde de la muerte pero sobreviví, entre el cansancio, el susto, las pastillas que tomo y la inyección mi cuerpo no resistía mantenerse en pie.

El resto de la semana too mal, malos tratos, malas caras, humillaciones, un ataque de celos que me agarro y no me dejo en todo el día y ninguna de mis amiguitas disponibles pa apapacharme y el viernes colapse, llore too el día, desperfilada atroz en la pega, trate de que nadie lo notara pero la cara de 5 metros todos cacharon así que lancé un SOS a mi salvavidas favorito pa que aunque fuera me tirara un pedazo de tabla de donde afirmarme y me diera un zamarron pa que se me ordenaran las neuronas y se me calmaran las hormonas y el tan amoroso y buena onda altiro me respondió y me agenda una cita para el lunes. Después de tanto llorar too el día sin consuelo y sin un hombro amigo donde apoyarme o una voz amigui que me dijera “para la tontera pos Daniela” finalmente me fui mas tranquila a mi casa por que mi salvavidas se dio el tiempo de contestarme y vi con eso una luz al final del túnel y por que por fin llegaba el tan ansiado fin de semana. Ya en mi casa, al final del día, de la semana llegue a la conclusión que lo único que me dio las fuerzas pa aguantar fue que nuevamente mi proyecto esta en marcha y que cada día y cada semana que pasa es un día menos para que mi vida cambie, ahí siento que todo el esfuerzo vale.

El sábado de mall, obsesionada persiguiendo una chaqueta maravillosa Americanino que vi en Falabella y con mi pobre mama nos recorrimos el mall completo para encontrarla y me quede con las puras ganas. Pero no, no me vine con las manos vacías, me compre una chaqueta Sybilla hermosa, un par de lucas mas cara pero hermosa igual y a mi juicio me queda estupenda y también otra chaqueta de liquidación y un cinturón de liquidación y… ahh!! Y el viernes me compre un par de zapatos, es que no podía llegar tan triste a mi casa. ¿Conclusión? Entre el viernes y el sábado me gaste todo mi bono que me darían este fin de semana en mi trabajo.

Este fin de semana fui feliz, el viernes apague mi celular y me conecte solo un momento a Internet para revisar un par de cosas luego el note ni figuro en mi finde.

Compre hasta que no podía caminar, me comí un helado con un porrón de crema gigante sin culpa, tejí hasta que me dio calambre, fume hasta que me dolían los ojos de tanto humo, el sofá y el control remoto fueron mis mejores amigos y comí hasta que casi vomito. En resumen, un fin de semana reparador.

2 comentarios:

menduca dijo...

:)

Alejandra dijo...

Dany , escribes tan simpático que aunque lo estés pasando mal en ese momento no dejas de ponerle un lado cómico y eso es bueno , hace tiempo que no podía venir a saludarte , asi que espero salga todo bien en tus proyectos , ánimo y cariños
Ale

Publicar un comentario

Si te ha gustado este trabajo o si tienes alguna critica no dudes en escribirme.